Olvidé mi contraseña
Registrate
Esoterismo

¿Qué es la quiromancia?

El arte de leer las manos revela de manera íntima y profunda nuestra personalidad.

La quiromancia es el arte de leer e interpretar las manos, pues estas poseen información acerca de la personalidad, gustos, tendencias y capacidades, por lo cual resguardan información histórica, genética y social.

Para lograr realizar una interpretación acertada de las manos se deben tener en cuenta las siguientes características según el tipo de mano:

Mano de Agua: ​las personas con este tipo de mano poseen una palma rectangular con líneas finas y largos dedos. Su personalidad es sensible, tranquila y muy creativa.

Mano de Fuego: esta mano suele tener la palma rectangular con líneas muy marcadas y dedos cortos. Su personalidad es muy impulsiva y enérgica.

Mano de Tierra: la mano de las personas pertenecientes a esta categoría posee una palma cuadrada y dedos cortos. Su personalidad es práctica y seria.

Mano de Aire: quienes tienen este tipo de mano poseen la palma cuadrada, cruzada por muchas líneas finas, y dedos largos. Su personalidad es expansivas, intelectual, curiosas y estables en lo emocionalmente.

COMENTA LA NOTA

Otras Notas

Esoterismo

Santa Marta, Virgen católica y metresa dominicana

En la religión católica es conocida como la patrona de las amas de casa, hoteleros, casas de huéspedes y administradores de hospitales.

Esoterismo

Anaisa Pye y sus 7 vueltas

Una Santa muy poderosa que concede los deseos de quienes lo piden con fe.

Esoterismo

Las hierbas amargas y su utilidad en la limpieza espiritual

La herbolaria posee una esencia mística y existe para mantener el balance de vida en la tierra.

Esoterismo

¿Existe realmente la reencarnación?

Conoce un caso que puede responder esta enigmática pregunta.

Esoterismo

El árbol de la vida en la cultura Celta

Símbolo de la perfecta y armónica unión entre las fuerzas de la naturaleza para mantener el equilibrio en el universo.

Esoterismo

Principios básicos de la magia o religión Wicca

Esta religión no tiene una estructura centralizada, por lo que posee una multiplicidad de tendencias.